LA DISCAPACIDAD Y LA RADIOAFICIÓN

Accessible_sign.svgPor Dr. C. Raúl González Peña (CO6XDX).

Desde hace muchos años las personas con discapacidad han sido, invariablemente, objetos de múltiples prejuicios, que han dado lugar a actitudes que van desde un rechazo absoluto, hasta el paternalismo nocivo que reduce o inhibe la plena participación. Sin embargo, la indiferencia ante la discapacidad suele ser el más peligroso de los enemigos para estas personas, pues los convierte en seres invisibles, apartándolos de la más importante vía para la compensación de su discapacidad –la inserción social-.

La generalidad de la producción cinematográfica de la postguerra, período este, donde la problemática de las personas con discapacidad comienza a tornarse más evidente la describe como sinónimo de frustración, sufrimientos irreversibles y resentimiento. Solo a partir de la década de los años 70 es que la opinión pública comienza a modificar su percepción sobre las posibilidades que pueden desarrollar las personas con discapacidad.

Aunque para ser exactos, la historia de la humanidad recoge períodos en los que se ha creído en la existencia de facultades místicas o sobrenaturales para algunos tipos de discapacidad. Tal es el caso de la antigua sociedad griega, donde se pensaba que las personas ciegas eran los mayores sabios y los más capaces eruditos. Esta percepción pudo estar determinada por el arraigo que tuvo la fuerte personalidad y el gran legado de Homero, el escritor de la Iliada y la Odisea, de quien se dice era ciego de nacimiento.

La mayoría de los estudiosos de los medios de comunicación coinciden en reconocer la repercusión y la importancia que el cine ha jugado para cambiar la visión que la sociedad tiene sobre la discapacidad. En este sentido el filme norteamericano “Corning Home” protagonizado por Jon Voight y Jane Fonda abrió una nueva era en la valoración de estas personas. La película en cuestión narra el singular drama de una joven que abandona la estabilidad de una relación de pareja para irse a compartir su vida con un accidentado veterano de la guerra de Vietnam.

Luego aparecerían en la pantalla grandes clásicos que abordaban esta problemática desde una diversidad de situaciones particularmente emotivas. Tales son los casos de Te amaré en silencio; Rain Man; Mi pie izquierdo; El aceite de Lorenzo; El discurso del Rey; Las cenizas de la luz; La teoría del todo; Radio; Profesor Holland; Despertares; Forrest Gump y Todo niño es especial, entre muchas otras.

Estos grandes filmes demuestran la intención de trasladar una imagen al consumidor, que si en todos los casos, no es absolutamente positiva, expresan la crudeza de una realidad sentida por las personas con discapacidad, así como las mejores opciones para compensarla.

Las discapacidades suelen ser tan variadas, como variadas son las causas que pueden ocasionarlas. De tal manera la restricción que aparece en una persona debido a su imposibilidad para desarrollar alguna función social puede estar determinada por limitaciones sensoriales, físico-motoras, intelectuales o de la comunicación. Sin embargo para todos estos casos existe un denominador común: afectaciones para la comunicación y socialización del individuo. En este sentido la interrogante a resolver es la siguiente: ¿cómo hacer para que estas limitaciones no hagan infelices o desgraciados a quienes las portan?

Por años la mejor opción para dotar a las personas con discapacidad de las herramientas necesarias para triunfar socialmente ha sido la escolarización especializada, las que unidas a las ofertas y servicios de las organizaciones que agrupan a estas personas en cada país, han garantizado, con más o menos acierto, su incorporación sociolaboral.

En la actualidad la transformación y los cambios que se han venido gestando en los sistemas educativos han estado en correspondencia con la evolución que la sociedad ha experimentado al veloz ritmo en que se han producido los avances científico-técnicos. De tal manera, la Educación Inclusiva se ha impuesto como la mejor opción para brindar una oferta educativa de calidad para todos los escolares que asisten a un centro regular, aunque algunos de ellos presenten necesidades educativas especiales. A la vez el desarrollo en las tecnologías de la información y las comunicaciones han abierto el espectro de opciones para desarrollar tareas que solo hace unos años serían una utopía para una persona con discapacidad.

Con lo dicho hasta aquí se puede fundamentar la tesis por la cual una persona que manifieste algún tipo de discapacidad estará en condiciones de triunfar socialmente, si cuenta con las competencias necesarias, los recursos que le apoyen y las oportunidades de demostrar su valía. Como puede advertirse, la solución para tan compleja problemática pasa por tres importantes variables: participación, dominio de conocimientos, habilidades y capacidades; y recursos para incluirse.

RadioShack

Veamos a continuación como contribuye la radioafición precisamente a fomentar la activa participación de las personas con discapacidad. También se resalta el hecho por el cual en la medida que estas personas se desarrollan, favorecen una evolución en toda la actividad radial debido al empeño y a la voluntad que despliegan para acometer proyectos técnicos, innovadores y comunicacionales.

Desde la creación de la radioafición, a inicios del siglo XX, las personas con discapacidad han encontrado en esta apasionada actividad una herramienta capaz de disminuir las barreras para la comunicación y la socialización que se manifiestan en ellas.

El hecho de que usted está en capacidad de comunicarse con otra persona sin tener que moverse de su entorno, facilita las relaciones humanas cuando se tiene alguna restricción para trasladarse en el espacio físico. De igual manera carece de importancia la belleza de un rostro, la edad del interlocutor o sus cualidades físicas para sostener una comunicación inteligente, desarrolladora y útil por medio de la radioafición.

Inclusive existen modalidades dentro de la radioafición como son los modos digitales, en los que se conecta un ordenador a un radiotransmisor para emitir y recibir mensajes a través de él; o la utilización te la telegrafía por medio del código Morse, que posibilita que una persona que manifiesta afectación parcial o total de su lenguaje oral pueda sostener una comunicación con otra persona durante un período prolongado y de manera sistemática.

PANCHITO

La radioafición cubana ha sido exponente y vanguardia de la paulatina y sistemática inserción de personas con discapacidad en sus filas. Baste señalar que en los últimos años el espectro radioeléctrico ha estado privilegiado por señales provenientes de operadores de estaciones de radio con estas características peculiares. Tal es el caso de Francisco Rodríguez Lorenzo (CO6RL), quien alcanzó por sus méritos excepcionales la condición de miembro de honor de la Federación de Radioaficionados de Cuba.

Panchito como se le conocía familiarmente, fue un radioaficionado ciego que dedicó 45 años de su vida a esta actividad, la que desempeñó de forma impecable. Siempre se le recordará como el operador Cortez, amable y desinteresado. Condujo de forma magistral “La rueda de tráficos nacionales”, dejando una impresionante hoja de servicios. Múltiples fueron los premios y trofeos recibidos, pero sin dudas los más importantes fueron el cariño de su comunidad y el respeto de todos los radioaficionados de Cuba y del mundo. A pesar del tiempo transcurrido desde la última vez que le escuché, aún puedo recordar nítidamente su voz con aquel timbre característico, pronunciando la frase que le inmortalizaría: “Hoy por ti, mañana por mí, y siempre por todos”.

co6jjr

CO6JJR

Otros dos casos que ilustran la tesis expuesta son los de los limitados físico-motores Juan José Rodríguez Trujillo (CO6JJR) y Yoel Adolfo Ramos Mesa (CM6YAR). Sus limitaciones obedecen a causas diferentes, sin embargo hoy se encuentran unidos en la radioafición. Resulta muy significativo el aporte de estos dos colegas, que residen en la central provincia de Villa clara, Cuba.

Juanqui como se le conoce también a Juan José es un apasionado conductor de ruedas radiales, incansable en la búsqueda de nuevas oportunidades para generar proyectos radiales interesantes y sobre todo, un colega siempre dispuesto a colaborar en cualquier empresa, por compleja que esta sea.

En el caso de Yoel resulta muy novedoso como logra vincular su actividad radial con las innovaciones tecnológicas. Ha sido multipremiado por haber desarrollado artilugios que le permiten sortear y vencer las barreras que le surgen como resultado de su incapacidad para utilizar sus extremidades. Es un joven culto, apasionado por la lectura y muy sociable. Reconoce que gracias a la radioafición ha podido vencer múltiples obstáculos y ganar cientos de amigos.

radioaficionados (Small)

En este minuto pudiera mencionar otros ejemplos que evidencian la valía de personas que portando una discapacidad se desarrollan y crecen, a la vez que ayudan a que la radioafición cubana sea cada vez más sólida y perfectible. Sin embargo me he circunscrito estrictamente a estos casos de vida, los que han sido publicados desde el sitio Web oficial de la Federación de Radioaficionados de Cuba www.frcuba.co.cu; gracias a la gestión informativa del colega Joel Carrazana (CO6JC).

En los casos expuestos, y en otros tantos, se evidencia como la radioafición ha contribuido a que la vida de estas personas tenga un sentido y un propósito. Hoy a través de la radioafición las personas con discapacidad se ayudan, se desarrollan y disfrutan; pero lo más importante es que son capaces de aportar para que otros, al igual que ellos, lleguen a sentirse realizados y felices.

2 comentarios

    • Arnaldo en 18 abril, 2016 a las 12:10 pm
    • Responder

    Las personas que sufren alguna discapacidad tienen que enfrentar muchos inconvenientes que vienen relacionados con su desempeño social y, a mi modo de ver, las actitudes discriminatorias son el principal enemigo de un discapacitado. La subvaloración de las potencialidades del ser humano, el desprecio y la burla son sólo algunas manifestaciones que dañan no sólo a los discapacitados sino a todos, porque tienden a desestimular lo positivo y arrojan un puñado de sal sobre cualquier proyecto.

    La discapacidad es un reto a la voluntad, hay muchas personas que a base de gran esfuerzo y voluntad logran vencer las limitaciones y llevar su vida a la par de todo el mundo. En eso tiene mucho que ver la fe, el optimismo, el carácter emprendedor del individuo y el apoyo de la familia. La tecnología ha evolucionado favorablemente en ese sentido incorporando opciones para facilitar la accesibilidad de personas discapacitadas, así han surgido teclados especiales, reconocimiento de voz y aditamentos de todo tipo.

    La radioafición brinda un espacio de socialización muy importante, por ser un medio de comunicación y por constituir los radioaficionados toda una sociedad internacional, se pudiera considerar a la radioafición como la primera red social. La radio tiene hoy una amplia variedad de modalidades y les facilita la comunicación a todos sin necesidad de trasladarse o hacer grandes esfuerzos. ¿Quién no recuerda a Panchito (CO6RL), su diálogo claro y sus habilidades de gran comunicador? Para todos los que escuchamos alguna vez su rueda radial cada mediodía se convirtió en un ejemplo a seguir, un ejemplo que logra borrar la imagen de cualquier discapacidad.

    • Tio Stiopa en 5 mayo, 2016 a las 8:46 pm
    • Responder

    La admiración para todos ustedes que siempre nos motivan a seguir adelante, gracias por estar dentro de la FRC.

Deja un comentario

Tu email nunca se publicará.