Oct 26

ECOS DE UNA CONVENCIÓN II

1Por: Dr C. Raul Gonzalez Peña (CO6XDX)

Hace ya algunos años, cuando me iniciaba en la actividad de la radioafición, varios amigos me recomendaron que aprovechara las características del “bastón blanco” que utilizo cotidianamente como apoyo a la movilidad, para convertirlo en una antena de radio. Esta sugerencia ha continuado por casi 20 años, y siempre la reflexión de los amigos al ver mi útil compañero es la misma: -que bueno está ese bastón para hacer una antena para la banda de 2m.

Sin embargo nunca llegué a tomar en serio estas recomendaciones, hasta que la dinámica de mi profesión y de la vida me puso a caminar por todo el país con alguna sistematicidad. En estas aventuras viajeras he tenido que enfrentar en muchas ocasiones el problema de no tener cobertura con los repetidores de las regiones por donde transito, y por ende, a que me tenga que conformar con la opción de ser un radioescucha forzado por las circunstancias técnicas. A su vez, tales barreras me han impedido conocer y compartir con mayor número de colegas de los diferentes territorios, razón por la que resolver este problema ha estado en el centro de mis reflexiones.

La confluencia de los argumentos anteriores, unido a otros tantos factores, me motivó proponerle a un gran inventor y mejor amigo –Milka Donis Fernández (CM6MDF)- la idea de construir una antena plegable para la banda de 2 m, que se centrara en el bastón que emplean las personas ciegas o los que tienen alguna limitación físico-motora. El pretexto para la innovación fue el evento técnico de la Convención “Ganuza 2016”; sin embargo la motivación tenía raíces mucho más profundas en el tiempo y en nuestros corazones: el poder ayudar a mejorar las comunicaciones de aquellos colegas, que además–como dijera Martí- “por los errores de la ciega madre “creación, tienen una condición especial de discapacidad.

Para acometer el proyecto, y sin mucho tiempo que perder, nos dimos a la tarea de estudiar diferentes planos de antenas para esta frecuencia. Luego de varias sesiones de discusión llegamos al acuerdo de que -por el momento- la opción más viable para la fabricación de nuestra antena era la de “Ground Plane”. Esta es una antena con plano de tierra que posee mayores prestaciones que un dipolo abierto. De igual manera es muy fácil de construir y se puede elaborar con materiales asequibles a todos. En este último asunto estaría nuestro segundo objetivo, para ello se debían seleccionar los materiales idóneos para la fabricación del proyecto.

20160930_121952

Esta antena se caracteriza por tener un elemento activo –vertical- y cuatro radiales que se encuentran colocados a 120 grados con respecto a la línea central. Para conformar la antena se emplearon rayos de bicicleta con sus respectivos cabezales, los que fueron insertados a presión en la empuñadura del bastón (4 por los laterales y 1 en la parte superior).

En el interior de la empuñadura se realizó un curioso trabajo de conexión de los cabezales, reconocido por los fabricantes como: la clave de la antena. Fueron puenteados los cuatro radiales y se llevó un conductor de ellos hasta un terminal, ubicado también en la empuñadura; mientras que en el otro extremo de la empuñadura se colocó otro terminal, en este caso, procedente de la conexión de este con el cabezal que sostiene el elemento activo.

20160930_124119

20160930_124536

 

 

 

 

 

 

 

Existe en esta segunda conexión un importante requerimiento técnico para que esta antena funcione correctamente, nos referimos al necesario aislamiento que debe realizarse del conductor que va desde el elemento activo hasta el terminal correspondiente. Para ello también se empleó un segmento de rayo de bicicleta, que fue cubierto con un forro de cable eléctrico.

Como puede apreciarse en la figura el diseño de esta antena es en extremo sencillo, pues todos los elementos son desmontables y se pueden conservar en el interior del bastón. El cuerpo de este puede ser empleado como mástil o simplemente, sirve para sostener con una mano la antena en alto, mientras que con la otra se sujeta el equipo de radio.

Los resultados de las pruebas de campo que se realizaron con esta antena superan nuestras expectativas. Las comparaciones realizadas con otras antenas demuestran su eficiencia, mientras que se pudo bajar la ROE a niveles magníficos con una relación de 1 a 1.2.

Los datos de la antena presentada al evento técnico de la Convención “Ganuza 2016” son los siguientes:

  • Elemento activo 56,5 cm.
  • radiales 29 cm.

Diagrama

DSC_0430

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Nos gustaría señalar que los resultados que se alcanzaron fueron probados meticulosamente con medidores profesionales de ROE, y recomendamos que cuando se construya este tipo de antena, se siga este proceder, pues muchos pueden ser los factores que influyan en el óptimo funcionamiento del dispositivo. Esta es la razón por la que las dimensiones de esta antena difieren de los planos originales que aparecen en los manuales para radioaficionados.

La facilidad en la construcción de esta antena, los tipos de materiales que se emplean, las posibilidades de generalizarla; y sobre todo, las bondades que les ofrece a un grupo importante de colegas que manifiestan condiciones especiales, hacen de este proyecto una innovación interesante, útil y muy necesaria.

Deja un comentario

Your email address will not be published.