Propagación por difusión troposférica.

difutropoSe ha supuesto que la atmósfera es un medio estratificado en el que el índice de refracción varía solamente con la altura. En realidad existen en la atmósfera heterogeneidades que producen fluctuaciones locales del índice de refracción. Si mediante la antena transmisora se radia hacia una de estas heterogeneidades suficiente energía, la energía interceptada y rerradiada hacia la antena receptora bastará para realizar una comunicación transhorizonte con niveles de señal superiores a los que se conseguirían por difracción sobre la tierra esférica. La difusión troposférica es importante en las bandas de VHF y UHF en las que el tamaño de las heterogeneidades es comparable a la longitud de onda, y la atenuación atmosférica es despreciable. Permite alcances de centenares de kilómetros y, sin embargo, está sujeta a desvanecimientos debido a variaciones locales rápidas de las condiciones atmosféricas.

Este último inconveniente puede superarse aumentando la potencia de transmisión. Hasta el advenimiento de los satélites, la comunicación troposférica era la única posibilidad de establecer enlaces a grandes distancias en las bandas de VHF y UHF; en la actualidad su uso ha disminuido, si bien se sigue usando en los radares transhorizonte.

Tomado de “Antenas” Ediciones UPC.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>