LA FILOSOFÍA DEL DX

dx4Por: Dr. C. Raúl González Peña (CO6XDX).

Las satisfacciones y las penas del DX son por esencia personales e intransferibles. Daniel González Casas (CO6DD) quien fuera un brillante DXista decía: el DX es la actividad más apasionante y desarrolladora de la radioafición. Y es que para lograr ser un DXista reconocido hay que sumar conocimientos, motivaciones, voluntades y hasta una dosis de ángel personal.

La inmersión en la actividad del DX por el solo hecho de coleccionar tarjetas sería un deporte estéril y muy poco motivador. Para los que se adentran por primera vez en este apasionante mundo les pudiera parecer que el DX es una disciplina simplemente de competición, y nada más lejos de la verdad. Sucede que en todo el mundo hay miles de colegas radioaficionados que comparten el mismo objetivo de contactar estaciones lejanas; pero en la inmensa mayoría, no compiten por llevarse –a toda costa- el premio por encima de otros, por el contrario, disfrutan el gran placer de pertenecer a un gran equipo mundial, donde lo que predomina es la colaboración, la camaradería y la ayuda desinteresada entre todos.

Algunos se desesperan en sus inicios porque no hicieron el QSO con tal país lejano o con aquella estación bien rara. La experiencia enseña que hay rachas de expediciones de DX o que lo que en este año es algo casi imposible se convierte en común para los próximos meses. Así que desesperar nunca será un buen aliado para el verdadero amante del DX.

Muchos consideran que, por lo menos, existen tres tipos de DXista:

1)- El DXista ocasional: hace DX cuando le viene la inspiración, se ha enterado que las condiciones de propagación están abiertas o sencillamente, no tiene algo mejor en que invertir su tiempo libre. Esto no quiere decir –de ninguna manera- que este colega no es un gran operador de radio, con excelente oído y con destrezas para intercambiar comunicados en varios idiomas. Cuando se decide hacer DX es de los mejores, solo que esto no sucede sistemáticamente. A este dxsista, por lo general, no le importaría mucho tardar 15 años para completar los 100 países que le permitirán ingresar al Grupo DX de Cuba.

2)- El DXista apasionado: este es un personaje muy especial, para él la vida se mueve únicamente alrededor del DX. Sus pensamientos más comunes, sus conversaciones cotidianas y la totalidad de su tiempo libre es utilizado en función de contactar estaciones nuevas. Los desconocedores de la actividad suelen llamar a estos colegas (locos, maniáticos, chiflados, etc. Se comporta como un depredador y en tal sentido, no se aparta de su radiotransmisor hasta que no logra el contacto perseguido. Conozco amigos que estuvieron una semana esperando para contactar una estación DX o a quienes otros “cazadores” extranjeros les llamaron en plena madrugada o a mitad de la jornada laboral para que fueran rápidamente hasta sus casas, conectara sus equipos de radio e intentara unirse a la búsqueda de un DX.

3)- El DXista a intervalos: estos son colegas que aprovechan una circunstancia favorable para intensificar la actividad de DX. Por lo general dos son los factores que les impulsan: los ciclos de buena propagación debido a la actividad solar y los picos de elevación de la motivación personal por esta actividad. Este segundo factor puede estar catalizado por muchas causas: incorporación de nuevos colegas, adquisición de nuevos equipos, encuentros sociales impactantes, retos personales, entre otros muchos.

Amigo lector, no sé si usted ha podido ubicarse en alguna de las clasificaciones, pero de cualquier manera, sea cual fuere su caso, lo importante es que ama el DX, y que en dependencia de sus condiciones lo practica y lo disfruta.

Sin lugar a dudas el tiempo con el que se dispone para realizar esta actividad es determinante. Es un hecho evidente, que quienes disponen de mayor tiempo por estar jubilados, por tener profesiones que permiten cierta flexibilidad de tiempo o por cualquier otra razón tendrán que invertir menos energía física y mental para mantenerse –de forma indefinida- delante de un equipo de radio para rastrear y contactar con una estación DX. Por otra parte, los que no cuentan con el muy preciado tiempo, tienen que invertir mayor empeño para lograr un resultado decoroso.

Mi experiencia personal me permite realizar una afirmación, que aunque no tiene ningún basamento científico, está mediada por muchos años de práctica radial activa en todas las bandas. El postulado plantea que los dxsistas más relevantes –por lo general- no son precisamente los que el tiempo les sobra, sino los que tienen que colocar una dosis elevada de voluntad para lograr los resultados que esperan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.