¿CÓMO SE APRENDE A SER UN BUEN DXISTA?

consdxPor: Dr. C. Raúl González Peña (CO6XDX).

Para cualquier rama en la vida de los seres humanos la variable más importante y decisiva para producir el desarrollo es el propio hombre. Usted puede tener excelentes equipos de radio, maravillosas antenas y potentes amplificadores de RF; pero de nada le servirían si no es capaz de entender y aplicar las claves del DX. Por supuesto que nadie nace con los conocimientos, las habilidades y las actitudes para ser un buen dxsista, esto se aprende en esa relación crucial entre la actividad y la comunicación. Las competencias para ser un buen dxsista transcurren por los mismos caminos que son empleados para apropiarse de los conocimientos de cualquier profesión.

Por lo general los primeros meses, y hasta años, que vive una persona como radioaficionado suelen ser de mucha actividad. Aquí la motivación siempre es alta y se alimenta de pequeñas cosas. Algo parecido pasa con los colegas que se lanzan en la maratón del DX. Pero el verdadero problema, el gran reto, la gran incógnita llega con los años, cuando cambian las condiciones de propagación, cuando el tiempo se nos contrae o cuando las complejidades de la vida nos hacen sentirnos ahogados. En estos casos es cuando salta la verdadera estirpe del buen dxsista, quien se mantiene con el hábito de prender su radio diariamente, de rastrear la banda como un autómata, de leer y releer los boletines de DX y de mantener su conexión con los colegas con los que forma equipo. El verdadero DXista siempre piensa en el DX. No importa si desea vencer sus propios resultados o competir con los demás. Esta convencido de lograr un contacto difícil con los medios con que dispone y sobre todo los conocimientos que tiene. Le tomará tiempo pero lo hará. Nunca la duda le tocará el corazón, esta es su brújula y esta también será su mayor motivación.

Indudablemente que para ser un buen dxsista no solo basta con tener entusiasmo y motivación, también se necesitan conocimientos sólidos. Es cierto que al inicio le parecerá que todo es muy complicado y difícil. Se requiere una cultura general y radial muy elevada: conocimientos de geografía, de propagación de ondas de radio, de antenas, de idiomas, de tecnología, entre otras tantas facetas imprescindibles para llegar lejos en el arte del DX. Sin embargo el consejo es que no se agobie ni se desanime, con el paso de los meses de práctica, de   estudio y de experimentación se percatará que en tiempo breve los resultados le irán dando de golpe en el rostro, cuando las tarjetas QSL comiencen a llegar, primero de una en una, para con el paso de los meses, llenar nuestras gavetas hasta verlas desbordarse.

Por otra parte no solamente con grandes conocimientos se llega a ser un buen dxsista. Una Ley importante del DX indica que para que podamos contactar una estación que se encuentre muy distante en la geografía o que sea extremadamente rara el paso número 1 es “escucharla”, para que posteriormente ella pueda escucharnos a nosotros.

Escuchar es concentrar su atención sobre lo que se oye y comprender el contenido del mensaje que se trasmite. Cuando usted logra escuchar una estación lejana tiene asegurado el 90% del éxito en el contacto.

Por lo general en el mensaje que trasmite una estación Dx puede advertirse –de forma muy sintética y a veces codificada-, información referida con: el nombre del operador, el lugar desde donde trasmite, el distintivo de llamada y el reporte de señal. Hace unos años era común que también se precisara a dónde dirigir las tarjetas de confirmación, pero en la actualidad las bases de datos asentadas en los sitios Web especializados ya recogen la información de contacto de la inmensa mayoría de los radioaficionados del mundo.

La práctica diaria le permite extraer al dxsista la información contenida en el mensaje, que en muchas ocasiones, está deformada por múltiples reflexiones de la onda en la ionosfera, que sube y baja según el fading (QSB).

Para finalizar le dejo con algunos consejos que pudieran resultarle útiles si desea probar suerte con la actividad del DX.

1)- Escuche la información valiosa que proporcionan las redes de DX, los boletines que se emiten sistemáticamente y trate de acceder a los sistemas informáticos de DX-clúster. Estas herramientas le pueden allanar el camino para encontrar –en menos tiempo- la frecuencia y el momento en que trasmite la estación que busca.

2)- Muestre siempre mucho cuidado al hacer su llamado. Tome todo el tiempo que necesite para escuchar con atención la lógica que se sigue y las características de la estación que quiere contactar. Puede ir tomando por adelantado algunos datos, ya sea porque los adquiere de la comunicación con otras estaciones o porque los busca previamente en Internet.

3)- Si es usted quien inicia un llamado debe tener mucho cuidado en corroborar que la frecuencia en que desea hacerlo no esté ocupada. El hecho de que usted no escuche no significa que esa frecuencia no esté siendo utilizada. Siempre deberá preguntar antes de iniciar un llamado, y sobre todo, debe expresar mucho respeto por una frecuencia que esté siendo empleada por otros colegas.

4)- Ponga mucha atención en reconocer si la estación de DX está trabajando con desplazamiento entre la transmisión y la recepción (split), nunca se deberá llamar sobre su frecuencia de transmisión. En estas condiciones él no le escuchará, y Ud. –sin proponérselo- estará interfiriendo a las demás estaciones en frecuencia. Esta es una falta muy común que cometen los principiantes y crea serios problemas en los pile-ups.

5)- Si tiene alguna duda sobre la veracidad del contacto realizado porque la propagación sea muy mala, porque el nivel de ruido sea alto (QRN) o simplemente porque piense que le ha traicionado su sentido de la precepción auditiva (percepción subjetiva), Entonces no se arriesgue a considerarlo como válido. Inténtelo de nuevo, ahora o en otra ocasión.

6)- Desarrolle las habilidades de escucha de la misma manera en que se aprende la música o un idioma extranjero: un poco cada día. Copie señales más débiles con más interferencia. Use todos los controles de su equipo para separar la información del ruido. La selectividad del cerebro para discriminar sonidos suele perderse con el tiempo si no se ejercita sistemáticamente.

7)- Las dificultades para entender los mensajes emitidos en idiomas diferentes al nuestro pueden ser solventadas con estudio y paciencia, aunque le recomendamos que si su dificultad con el inglés es muy profunda, puede emplear la telegrafía o puede apoyarse en la utilización del código Q. Bien importante para las trasmisiones realizadas por usted en fonía es pronunciar despacio y con la mejor dicción que le sea posible, no renunciar y repetir tantas veces hasta que se nos comprenda y por ninguna razón mutilar nuestro distintivo de llamada. Recuerde que la misma dificultad que usted experimenta para comprender, puede que sea la de su interlocutor.

8)- No se muestre impaciente si no escucha la estación que desea o necesita. Mueva siempre muy despacio los botones de sintonía de su equipo. Recuerde que el gran enigma no resuelto de la actividad del DX está en que lo verdaderamente valioso y motivador solo se halla en el descubrimiento por una escucha prolongada y no en los boletines ni en los programas informáticos.

Pretendemos que con estas modestas consideraciones usted que se inicia en los caminos del DX pueda transitarlos exitosamente. Si algo hemos podido lograr nos sentimos de antemano muy felices. Ojalá que pronto podamos encontrarnos en las bandas. 73 DX y hasta pronto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.