De cara a los huracanes.

huracanPor: Ing. Arnaldo Gonzalo Lorenzo Pardo

Todavía el huracán Matthew estaba lejos de Cuba cuando las fuerzas para enfrentarlo comenzaron a tensarse. Aunque la provincia de Villa Clara no estaba dentro del área más probable del impacto directo, la gran magnitud del fenómeno meteorológico obligó al Consejo de Defensa a tomar todas las medidas preventivas que fueran necesarias. Por estas razones, desde horas tempranas del sábado 1 de octubre se activó la red de emergencia del Radio Club de Caibarién, con cobertura permanente en el repetidor local de 145.390MHz y en las bandas de HF. Rápidamente un numeroso grupo de colegas se organizó y se dispuso a cumplir las misiones asignadas por el Consejo de Defensa Municipal.

Durante cuatro días permanecieron los radioaficionados de Caibarién delante de sus equipos, coordinando, compartiendo información, gestionando los partes meteorológicos o simplemente a la escucha por si se hiciera necesario servir de enlace o brindar alguna información a sus colegas de las zonas afectadas por el poderoso fenómeno atmosférico. Siempre con disciplina y cumpliendo al pie de la letra las orientaciones de las autoridades municipales.

La radioafición tiene un elevado componente social. El radioaficionado no duda en poner sus medios y su esfuerzo al servicio de la sociedad. La solidaridad es su principal ingrediente, por eso nunca está derrotado y en las condiciones más difíciles crece como un gigante. Con modestia y humildad acerca su hobby de cada día a la comunidad y, cuando todos los demás medios de comunicación han fallado, se convierte en la única vía de contacto con el mundo. Son expertos en comunicaciones difíciles, son verdaderos artistas para entender un mensaje dentro del ruido y tienen una especie de “magia” para lograr una transmisión en las peores circunstancias. Así son los radioaficionados de hoy en esta tierra pionera de la radio, donde padres fundadores como Manolín y muchos otros dejaron como herencia sus enseñanzas que se trasmiten de generación en generación.

El potente huracán Matthew golpeó duramente a los colegas de la zona 8, pero a los radioaficionados caibarienenses les permitió ultimar detalles y mantener “engrasado” el mecanismo de respuesta ante situaciones de emergencia en una temporada ciclónica que, al parecer, va a tener un final bastante activo.

1 comentario

    • El gato el 11 octubre, 2016 a las 7:57 am
    • Responder

    Como tu dices buen hermano, estos fueron días de gran actividad, donde pudimos prepararnos para enfrentar una situación compleja, y sobre todo, porque hemos podido identificar algunas barreras que tendrán que ser atacadas de inmediato.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.